La evacuación de condensados de la línea, es uno de los aspectos de vital importancia a tener en cuenta cuando nos enfrentemos al reto de realizar una instalación de aire comprimido, para ello se deben utilizar en toda instalación de aire comprimido las purgas de condensado. A continuación te explicamos los tipo de purgas y sus funciones, pros y contras.

 

TIPOS DE PURGAS

Este tipo de purga funciona mediante un sistema electrónico de sensores, que vacía automáticamente cuando detecta que los condensados llegan a un determinado nivel. Su propio sistema aprovecha la presión del circuito para su evacuación, y mediante su diseño consigue realizar esta acción con nivel cero de pérdida de aire. Con el botón de “Test” con el que sabremos si la válvula funciona correctamente, tratándose esta como la única avería posible de este funcionamiento plenamente autónomo.

Ventajas:

  • Proceso sin pérdida de aire por parte del circuito, siendo este sistema la opción autónoma más eficiente y rentable en el tiempo.
  • Sin ruidos de descarga.
  • No necesita programación.

Desventajas:

  • Coste superior al resto al resto de opciones.

purga_capacitiva_jender

Purga con un programador inteligente programable en tiempo y frecuencia de purgado.

Compuesta de:

  • Temporizador programable
  • Una electroválvula para descarga de condensados en la cual el propio cuerpo de la válvula incorpora un filtro de condensados evitando posibles averías en el cierre de la válvulas.
  • La válvula de corte.

Ventajas:

  • No requiere de intervención humana.
  • Fácil programación manual de apertura/cierre.
  • Tamaño reducido.

Desventajas:

-Dificultad de programar este tipo de purga para que no actúe en determinadas ocasiones de forma innecesaria, provocando pequeñas pérdidas de aire, ocasionando un coste energético irreparable.  (Estos inconvenientes se producen en todas las marcas y fabricantes, siendo un factor propio del sistema).

Esta purga se usa cuando se generan gran cantidad de condensados. Su mecanismo trabaja cuando el nivel de condensados excede el nivel de descarga; la boya sube, se abre la boca de descarga y se vacía el condensado. Podemos utilizar filtros, calderines, y filtros separadores de forma automática. Este tipo de purga asegura un funcionamiento fiable de hasta 20bar e incluye una purga manual aparte.

Ventajas:

  • Purga más económico.
  • Respecto al purgado manual, actúa de forma autónoma sin tener que activarla manualmente.

Desventajas:

  • La suciedad que se genera en calderines, filtros o la propia instalación puede alterar el buen funcionamiento de la boya. En este punto pueden ocurrir dos situaciones igual de problemáticas; o bien la boya no abre, en cuyo caso la acumulación de condensados podría llegar incluso a las máquinas, provocando averías severas, o por el contrario la boya se puede quedar abierta de forma permanente, provocando una constante pérdida de aire y por consecuencia un gasto en consumo de la instalación hasta que se detecte la avería. (Estos inconvenientes se producen en todas las marcas y fabricantes, siendo un factor propio del sistema).

Purga boya para compresor de aire

Tras haber hablado de los tipos de purgas, es importante destacar que  a la hora de llevar a cabo una instalación de aire comprimido tanto instaladores como clientes finales deberán estudiar bien las distintas opciones de  evacuación de condensados teniendo en cuenta una serie de variables.

¿Cuáles son esas variables?

  • Coste de la instalación. La elección de un buen sistema de purgado de purgado puede ser que incremente los costes iniciales de la instalación, pero es evidente que esta buen elección provocará que a corto y medio plazo sea sin lugar a dudas la mejor decisión en términos económicos.
  • Calidad de aire requerida ó deseada. La calidad de aire e nuestra instalación podrá ser diferente según las distintas normativas o necesidades atendiendo a la actividad o usos de aplicación.

Adjuntamos tabla donde se observan las distintas opciones de filtraje, con su normativa y cantidad de aceites asociados.

Por tanto, atendiendo a la calidad de aire que se necesite, el sistema exigirá incluir de “serie” distintos elementos de filtraje que ya dispondrán, en la mayoría de casos, de sus propios componentes de evacuación de excedentes manuales.

  • Opciones de mantenimiento. Se convierte en una necesidad el estudiar previamente también la disponibilidad de nuestro equipo humano para realizar las tareas de mantenimiento del equipo. Nuestra experiencia nos dice que este punto es de los más olvidados, cuando al mismo tiempo es el que mayor gasto a medio y largo plazo genera. Los sistemas de purgado que requieren de la intervención de personas incrementan los riesgos de que dicha limpieza no se lleve a cabo, o incremente gastos extraordinarios en términos de eficiencia de la instalación.

Si tiene cualquier otra duda al respecto del tema tratado u otro relacionado con el aire comprimido puede ponerse en contacto en nuestro teléfono de Atención al Cliente 965 463 436, o bien escribiéndonos a nuestra dirección de correo electrónico info@jender.es